Cuando tu destino está escrito

Cuando tu destino está escrito

Por Eleazar Mercurio Valenzuela

Esto no me lo platicaron, lo oí por casualidad.

Tualatin, OR

Ahí estaba de visita con un empresario, dos o tres empresas manejaba, pero… ah siempre el “pero”, una de ellas no funcionaba acorde a sus planes, deseos y decidió venderla a uno de sus proveedores; fue avisando a cada uno de sus empleados y despidiéndoles, pero había un vendedor ya entrado en años y él, Ricardo, que así se llama este joven emprendedor estuvo pensando en ese viejo vendedor, creo que son pocos los que se preocupan por sus empleados, pero hete aquí que él… Ricardo se preocupó por aquel hombre que le había ayudado por algún tiempo a atender una de sus zonas de ventas y creo que se sintió un poco comprometido a ayudarlo, y yo estaba ahí en el momento que platicaba con ese vendedor y escuché cuanto fue dicho entre los dos…

-No quise decírtelo por teléfono –dijo Ricardo a German, que ese es el nombre que asignaré a nuestro viejo vendedor porque como este comentario estará en el internet es posible que lo lea, y nos podamos meter en problemas- pero la compañía ya no está tan eficiente como yo quisiera y he tomado la decisión de venderla y será parte de “Global Pacific Coast”.

German se queda un poco pensativo… pues ya sabes que mientras la persona tiene más edad menos oportunidades tiene que lo contraten en otra compañía. Y dice… -Bueno todo lo que tiene un inicio por lógica debe tener un final. – Seguramente lo dijo para no hacer sentir mal a Ricardo- pero si pudiéramos adentrarnos en sus pensamientos descubriríamos que no solo estaba pensativo, sino preocupado también, pensando en el futuro inmediato para él.

Como dije, Ricardo fue previsor y se preocupó de nuestro viejo vendedor, ya tenía una solución… y le dice, -Para ayudarte a que sigas trabajando he hablado con Gustavo, que es el dueño de “Global Pacific Coast” le he comentado de Ti, te he recomendado, y está dispuesto a contratarte… bueno si tú quieres-

German, sonríe, y dice… -Ricardo déjame contarte una anécdota que pasó en mi familia, en el rancho-

-Hace muchos años mi papá tenía muchas cabras y tenía un pastor para cuidar de ellas, pero con el paso del tiempo aquello de tener esos animales, el cuidado y las corretisas que generaban diariamente, mi papá decidió vender el rebaño y así se lo comentó a Felipe, que era el nombre del pastor, el hombre aquel encendió un cigarro, lo absorbió con fruición y comenta… -pues que le vamos a hacer- al decir esta corta frase, Felipe que era un hombre enjuto y alto además de requemado por el sol aquel inclemente de nuestro terruño, cae en un silencio que podrías haber discernido como “preocupación”, un silencio que mantuvo por varios días, y que probablemente no se notó, pues era un hombre huraño, inmerso en sus propios pensamientos, aunque seguía poniendo atención al rebaño, se veía como mGRANJEROás callado como si eso fuera posible.

Todos los tiempos llegan, y llegó el momento de la venta de los animales…

El comprador, el futuro dueño de aquel rebaño se apersonó con varios camiones para trasladar los animales a su nuevo aprisco, mientras se subían a los camiones las cabras, voltee a ver a Felipe el pastor, que no quiso participar en el acomodo de las cabras, allá estaba bajo el único árbol que había, con un pie recargado en el tronco y el otro pisaba firmemente el piso, con su cabeza gacha su cigarro encendido en sus labios y su sombrero echado sobre sus ojos, muy meditabundo, parecíame que el hombre, con su sombrero cubría algunas lágrimas, pero no lo puedo asegurar.

A la par que los animales iban quedando acomodados en los camiones, el comprador parecía que su euforia iba disminuyendo y que una ligera preocupación aparecía en una arruga de su frente, mi papá que era un hombre de aguda mirada además de inteligente intuyó algo y pregunta,

-Valente- (que es el nombre del comprador) ¿algo te preocupa?

-Si “Borrado”-.  Era el sobrenombre con el cual era conocido mi papá que tenía ojos verdes.  –Ya soy dueño del ganado ya me lo voy a llevar, pero ahora me preocupa el cómo las atenderé, no lo pensé antes, ahora… ¿Cómo le voy a hacer? –

Ya te dije que mi papá era muy agudo, muy perspicaz.  Y comenta… -Pues solo que te venda también el pastor-

  • ¡Borrado, que gran solución!

Felipe el pastor que estaba triste, cabizbajo y meditabundo, pero oído atento a lo que se decía, primero pone el pie que tenía recargado en el árbol en el piso, acto seguido levanta la cabeza, endereza el sombrero y exhala todo el humo que tenía acumulado en sus carrillos y arroja el cigarrillo a un lado y con una gran sonrisa se dirige a mi papá y con festiva voz exclama…

  • ¡Borrado! ¿de veras?

El pastor corrió y cogió sus pocas pertenencias y sin consultar con el nuevo dueño solo se subió a uno de los camiones… y allá en lontananza solo alcanzamos a ver que agitaba su sombrero diciendo adiós, con alegría y agradecimiento.

Ricardo al escuchar ese relato, se sonríe y dice: ¡no, pero yo no te vendí!

Es así como vi que terminó el episodio del vendedor viejo, con un jefe preocupado por sus empleados. El hombre sigue ahora laborando para ”Global Pacific Coast”.

Ya nos leeremos en otra ocasión.

 

 

in Oído por ahí | Tagged | Leave a comment

Una Acción, Una Palabra

Anciana Elegante

Una Acción, una Palabra

Eleazar Valenzuela (mercurioutah.com) Octubre 2015

Entré a un restaurante donde por un solo pago puedes comer todo lo que quieras o puedas, un lugar seguramente muy conocido pues había muchos comensales y me fue un poco dificil encontrar un lugar, pero lo hallé, deje el billete de pago sobre la mesa para que supieran que estaba tomada y me fui a servir una buena sopa caliente para empezar, aquí quiero explicarles que la hispanidad está conquistando cada vez más a los Estados Unidos de Norteamérica, primero con el idioma, pues aquí en Wenatchee, Washington se habla más español que inglés y luego con la comida mexicana, lo digo porque al ir a buscar la sopa encontré que entre ellas había… ¡una sopa de mondongo! O como más se conoce… “Menudo”, pero vamos, que me estoy desviando de mi pensamiento por el cual inicié este comentario pues no es la palabra “menudo” a lo que me refiero en el encabezado…

Estaba saboreando esa mexicanísima sopa de menudo cuando veo entrar a una anciana como de 90 años, una dama nortemericana elgantemente vestida y con su andar de pasos precarios debido a la edad, no es que me llamara la atención su vejes sino simplemente la ví porque estaba enfrente de mí, la veo sentarse en una de esas mesas que los restaurantes tienen que son como cubículos, que yo los describo como asiento de tren antiguo, toma asiento aquella viejecita y quedó frente a mí; ahí fue el momento que ahora si me llamó la atención, pues regularmente a esa edad no se anda solo, se viene acompañado de un hijo, una hija o algún nieto, pero ella fue y se sirvio y no ví a nadie que la acompañara.

Fuí por otro plato de alimentos, esta vez escojí pescado a la mostasa acompañado de arroz y unas zanahorias cocidas con pimienta, no tenía por que ser inoportuno, pero ella estaba frente a mí como a dos mesas de distancia y pude observar que la anciana no comía con fruición, parecía que le sabían mal los alimentos, seguí obsevándola y sorprendí unas lágrimas temblorosas en sus ojos, de esa lágrimas que se aferran y no quieren caer, o de esas lágrimas que no deseamos tener pero nos salen, tal vez por un recuerdo, tal vez por un dolor.

Continué mirando su rostro, su aspecto y me dí cuenta que esa lágrimas eran por causa de un dolor y un recuerdo… ¡Soledad! Es la palabra que conlleva el dolor y los tristes recuerdos.

No pude más resistir ¡ese dolor, esa angustia, esa desesperación! Esa desesperación que salía de aquel rostro marchito por el paso del tiempo y las penurias; me levanté de mi mesa dirigiéndome a la suya para una vez estar frente a ella decirle con voz amable…

-¡Hola! ¡Me hubieras dicho que estabas sola en tu cena y te hubiera acompañado desde el principio, pues tambien estoy solo! Y la comida no sabe cuando no se tiene una buena plática, ¿puedo acompañarte?-

Levanta su mirada velada por aquellas lágrimas rebeldes que no querían caer y que luego caen como torrente al verme sonriente y amistoso y solo pregunta… Really? Con una entonación como llena de estupor y a la vez esperanzada.

La traducción literal a esta palabra en español es: ¿Deveras?… y es dicha con un dejo de dolor, amargura e incredulidad, no espero su anuencia, solo me siento y le extiendo mi mano, ella la toma y se aferra a ella con desesperación sollosando calladamente, por un espacio de tiempo que pareció interminable aunque solo fueron segundos, fue un momento muy emotivo y ¿sabes que? ¡Casi suelto lágrimas tambien!

-¡Pero bueno! -digo- acabemos con esa lágrimas de tristeza y veamos la vida desde otra ventana-

-Las primeras lágrimas eran de tristeza, pero ahora son de felicidad- me dice.

-¿Cómo un hombre tan joven quiere ayudar a una anciana a acabar con la tristeza?-

- ¡Ah! Porque soy un borrador de tristesa- lo digo con tono jocoso y añado, -Dejemos eso y vamos por otro platillo porque aun tengo apetito-

La acompaño y le ofrezco mi brazo para que se apoye y asi camina con más seguridad; me contó que tiene dos hijos y una hija que son profesionistas, que enviudo hace como veinte años, que tiene cuatro nietos, pero nadie le visita en la casa hogar donde los hijos la han llevado de eso hace como nueve años, que sale a comer algunas veces para olvidar un poco, pero que es peor, pues no olvida y le duelen más los recuerdos, le duele la soledad.

El tiempo pasa y me ofrezco para acompañarle a su casa hogar para ancianos. Al llegar me da las gracias, pues dice que olvidó con mi plática sus desventuras.

Le tiendo mi mano para despedirme y ella me la toma con sus dos temblorosas manos y sin yo esperarlo ella me la besa y vuelve a sollosar y sus ojos bañados con gruesas lágrimas me mira y dice…

-Ya no estaré triste… pensaré en que siempre hay alguien a quien le intereso aunque no me conozca, solo dime como te llamas para saber por quien pedir en mis plegarias-

Le doy mi nombre y le prometo que en mi próxima visita a la ciudad le visitaré y que iremos a comer juntos.

Pasó un mes y regrese a Wenatchee WA y me dirijí a ese lugar, hogar de ancianos y pregunto por Karla que es el nombre que ella me dió, me llevan a las oficinas donde una mujer joven y amable me pregunta que si soy familiar de ella, le digo que no, solo la conocí el ultimo día de septiembre y le dije que la visitaría.

-Karla falleció el ultimo día de septiembre, (me dijo la gerente de ese lugar) regresó de su cena en el restaurante muy feliz y nos dijo…

Ahora si puedo morir en paz, pues si la familia no nos busca, siempre hay alguien que se preocupa por nosotros” Karla murió dos horas despues aferrando mis manos y murmurando un nombre con una sonrisa en sus labios- dice la gerente.

¿Me sentí triste? !No! Solo reconfortado. Karla, aquella anciana desconocida para mi murio… ¡murio feliz!

Voltea a tu derredor y veras personas que necesitan de un amigo, de una palabra de aliento, de una acción de ayuda, de apoyo.

¡Solo busca a quien necesita de confort y dale tu mano, dile una palabra de confort!

¡¡Una acción una palabra!!     Anciana Elegante

in Para meditar | Leave a comment

Bienvenidos a “ El Toro Mexican Restaurant” Eleazar Valenzuela

El Toro 2El Toro 3El Toro 4 Salí de Preston, ID para dirigirme a Soda Springs en el mismo estado de Idaho, para hacer un reportaje acerca de esa pequeña ciudad que me fue encomendado por un un periódico local. Pero el camino fue un poco, digamos difícil, pues empezó a nevar, se perdía fácil la visibilidad y se cansa mas fácil, pase por lugares de difícil acceso por causa de la nieve.

Pero al fin distinguí a lo lejos el poblado y fue de más tranquilidad para mi. A la entrada del pueblo se haya un pequeño restaurante mexicano el que conocí como hace 11 o 12 años su nombre es “El Toro”, para descansar del corto pero difícil trayecto decidí parar un momento, no para comer, solo para descansar, pues ademas esta a la vera de un lago, bueno, mas bien una represa conocida como “Aexander Reservoir”.

Al estacionar mi auto, continuaba cayendo nieve y decidí entrar al restaurante, dentro me sentí gratamente sorprendido, era un lugar no muy grande pero si muy limpio, tengo la triste experiencia de que los restaurantes mexicanos no están muy limpios, en algunos la comida es muy rica pero no voy ahí por causa de la falta de limpieza.  

Como dije, estaba muy limpio… al momento la chica encargada de la caja y de las mesas (ya dije que el lugar era pequeño) su nombre lo supe después, Sara, una chica norteamericana que solo habla inglés pero que es muy amable me pregunta que que es lo que voy a comer, le explico que no vengo a comer solo a mirar el establecimiento, y le pido permiso para tomar fotos del lugar, se va a la cocina y pronto regresa para decirme que puedo tomar fotos, lo cual agradezco y así lo hago.

Mientras estoy en eso sale de la cocina un hombre el cual dice llamarse Peter o Pedro, le doy la mano y le digo que su restaurante esta muy limpio y atractivo y agrego un comentario “Espero que la comida haga honor al lugar”. De él sale la propuesta de invitarme a comer para que yo juzgue si realmente la comida es buena, ¿Qué quiere que le prepare? Pregunta.

No, espere, no vengo a comer, solo me detuve para descansar. Contesto.

¡Ni hablar, -dice Pedro-, dígame que le preparo!

Me deje convencer muy fácil y le pedí unas enchiladas.

¿De res o de pollo? -Me pregunta-

Las pido de queso, solo de queso.

Pronto las prepara, pues llegué a una hora que no hay clientes, ya había pasado la hora del lunch, Sara me las trae, pero antes puso unos totopos acompañados de una salsa de tomate con un poco de chile, muy rica la salsa y muy doraditos y crujientes los totopos (en los Estados Unidos les dicen “chips”), para empezar, una comida debe tener ciertos atractivos… a) buen olor,  b) atractiva a la vista y c) por supuesto buen sabor, hay algunos otros, pero por mientras me conformo por estos tres. Al poner el plato de enchiladas en mi mesa ese aroma que de ellas se emanó me trajo gratos recuerdos de mi México de aquellos lejanos tiempos mientras vivía allá, y me cautivó la vista de este platillo. Como siento no poder poner la foto completa de este platillo tan exquisito para mi, pues no esperé y creo que me abalance sobre ellas, las enchiladas… ¡ah! ¡Que sabor! ¡que delicia! ¡que recuerdos!

Creo que cuando llevaba un bocado a mi boca alzaba un poco la cara y entrecerraba los ojos y degustaba con fruición aquel platillo; no me gusta la música, pero creía escuchar al fondo mariachis, y también el cuchicheo de muchas personas como en los restaurantes donde hay buena comida y tienen muchos comensales, solo abría mis ojos para cortar otro poco de las enchiladas y volver a mi ensoñación, al sabor… a los recuerdos.

Las comí con gozosa delicia, y con la idea de no querer comer otra cosa en los próximos días, solo para que ese delicioso sabor se quede conmigo.

Le agradecí a Pedro su amabilidad y le dije que realmente su comida me gustó, salí con tanta emoción de ese sabor que hasta olvidé dejar propina para la amable Sara, con quien me disculparé la próxima vez que pase por allí, que será pronto pues salí gratamente satisfecho,

A quien me lee y si estan por los alrededores de Soda Springs, ID, vayan y degusten un buen platillo mexicano en “El Toro” mexican restaurant, comida con sabor realmente mexicano.                        Aquí les dejo su dirección y teléfono…

             651 Highway 30, Soda Springs, ID (208)547-4720

                                                        www.mercurioutah.com

 

in Uncategorized | Leave a comment

Violencia Intrafamiliar – Ezzy

Todos hemos sido agresores o agredidos en algún momento de nuestra vida. Si usted como padre se quiere defender diciendo, “pero es que yo nunca he golpeado a mis hijos” vengo a decirle que el abuso físico no es la única forma de violencia que se puede ejercer sobre los hijos u otras personas. Las personas mayores recordaran la manera en la que se les golpeaba para que obedecieran cuando todavía vivían en sus países natales, o recuerdan cuando su padre llegaba borracho y golpeaba a su madre, o cuando alguna prima o ser querida era golpeada por haber salido embarazada fuera del matrimonio; ustedes al tomar la decisión de no repetir las mismas historias con sus hijos pueden creer que no ejercen ningún tipo de violencia familiar pero no solo las agresiones físicas se consideran maltrato.

¿Conoce o recuerda a alguna persona que los podía someter con solo verlos? ¿Tenía algún conocido que cuando se enojaba con sus hijos les dejaba de hablar y les ignoraba como si no existiesen? ¿Recuerda a algún conocido que se burlaba de usted frente a otras personas para humillarle? ¿Recuerda ver sus padres pelear? ¿Recuerda el miedo y la soledad que sentía cuando escuchaba los gritos y los golpes? A lo mejor sus padres para no “pelear” en público se separaban, esto significaba que el padre se iba con el carro y el dinero y dejaba a su madre sola y sin dinero para que ella “aprendiera la lección”. O ¿si usted fue el mayor de la familia tenía la obligación de cuidar de sus hermanos menores y era castigado si algo les pasaba? Todos estos son ejemplos de abuso intrafamiliar que usted a sufrido o que le esta haciendo sufrir a alguien más.

El maltrato infantil se define en tres formas: la forma activa es el abuso físico, emocional y sexual de un niño; la forma pasiva es el abandono físico y emocional; y la tercera forma de maltrato infantil es cuando los niños son testigos de violencia. Lo mismo puede aplicarse a la mujer y a las personas de la tercera edad pero a estos dos grupos hay otro factor de abuso que sería el abuso financiero. Cuando a la ama de casa se le amenaza con quitarle el gasto si “no haces lo que yo te digo”. O al anciano cuando también se les manipula haciéndoles creer que “son un estorbo y nosotros te estamos haciendo un gran favor al mantenerte aquí”. A todos estos grupos se les puede golpear, gritar groserías y hacerse sentir menos, pero también se les puede ignorar aplicando “la ley de hielo” que es una forma de maltrato en la cual estas anulando a la otra persona con tu desprecio e indiferencia. Con la “ley de hielo” les estas dando a saber que “tú no eres nada para mí, yo sin ti estoy bien, pero tú eres el que necesitas de mi”. Con estos escritos estaremos tocando el tema de violencia intrafamiliar para poder detectar algún error que puede que no nos habíamos dado cuenta y también en El Mercurio se les estará proporcionando las herramientas necesarias para poder modificar estas conductas.

www.mercurioutah.com

in Salud y Bienestar | Leave a comment

Los buenos chistes que nunca fallan

Estaba un grupo de turistas gringos recorriendo un poblado rustico mexicano; en eso uno de ellos ve a un campesino tirado a la sombra de un árbol descansando. El gringo se le acerca y le busca conversación:
Hola amigo, ¿Cómo estar tú?
Muy bien jefe, aquí­ descansando.
Dígame, porque usted no trabajar mes por sus tierras.
¿Y para que?
Para tener grandes cosechas y vender maíz.
¿Y para que?
Así­ tu poder ganar mas dinero y comprar ganado.
¿Y para que?
Con el ganado hacer reproducir y vender y ganar más dinero.
¿Y para que?
Para tener una casa bonito y vivir tranquilo y descansar.
¿Y que estoy haciendo entonces?

 

¿POR QUE LE DICEN AL PRESIDENTE NIETO “MISION IMPOSIBLE”?
Porque cada vez que habla, se autodestruye…

 

Una mujer fue enviada a Inglaterra por parte de su empresa para asistir a un curso de capacitación de dos semanas. El marido la lleva al aeropuerto. Al momento de despedirse dijo:- ¡Buen viaje, linda!-

Gracias, mi amor. ¿Que quieres que te traiga de allí?-

Je, je. Te encargo una inglesita – respondía el esposo haciéndose el canchero. La mujer se lo guarda silencio y se fue. Pasaron las dos semanas y el marido fue por su mujer al aeropuerto.

– ¿Como te fue de viaje?-

¡Muy bien, gracias!-

¿Y que paso con lo que te encargue? pregunta el esposo con una sonrisa astuta.-

¿Que cosa?

– Pues la inglesita.-

¡Ah, eso! ¡Bueno, hice lo que pude. Ahora hay que esperar unos meses a ver si es niña!

 

¿Por qué le dicen al presidente El clutch?Porque primero mete la pata y luego hace los cambios…

¿EN QUÉ SE DIFERENCIAN VICENTE FOX Y EL TITANIC?
En que al menos en el Titanic algunos se salvaron…

¿Por qué le dicen a Peña Nieto «EL REDENTOR»?
Porque tiene a cuatro millones arrepentidos…

¿POR QUÉ A LOS PRIISTAS LES DICEN FOCAS?
Porque el agua les llega al cuello, pero siguen aplaudiendo…

¿Por qué le dicen a Peña Nieto «EL PERRO»?
Porque solo entiende a puros periodicazos…

¿Por qué le dicen a Peña Nieto «LA CEBRA»?
Por burro, pero se rayó con el puesto…

¿En que se parece y en qué se diferencia Peña Nieto de Tarzan?
En que los dos están rodeados de animales, con la diferencia de que a Tarzán
sí le hacen caso…
 

 

Llega Felipe Calderón a las oficinas del IFE en la Ciudad de México; toca la puerta y se dirige al guardia:

«Quiero ser presidente de México, ¿cuales son los requisitos?»

«¿Esta usted loco, drogado o es un imbécil?»

«!No, pues con esos requisitos si la hago!»

 

 

Peña Nieto se reúne con los mejores especialistas de seguridad del mundo y les dice: «Después de que analizaron todas mis estrategias de seguridad donde encuentran ustedes el error»
Uno de los especialistas mira el informe, después mira a Peña Nieto y mueve la cabeza de derecha a izquierda y le dice: «En su ADN»

 

– Papi cierra los ojos, le dice su hija a Peña Nieto
-¿Y porque quieres que cierre los ojos?
– Porque dice la gente que cuando tú cierres los ojos todos seremos felices.

 

 

Le pregunta Peña Nieto a Pepito: – ¿Así que tú eres el de los cuentos? – No señor, yo soy el de los chistes, el de los cuentos es Usted.

 

Estaba Sadam Hussein platicando con Dios y le pregunta:
Dios, ¿Cómo estará Irak dentro de 10 años?
y Dios le contesta:
“Estará todo destruido por las bombas enviadas por los estados unidos”
Sadamm se sentó… y lloró.

Estaba Obama platicando con Dios y le pregunta:
Dios, ¿Cómo estará América dentro de 10 años?
y Dios le contesta:
“Estará totalmente contaminada por las bombas químicas enviadas por Irak”
Obama se sentó… y lloró.

Estaba Peña Nieto platicando con Dios y le pregunta:
Dios, ¿cómo estará México dentro de 6 años al terminar mi sexenio como presidente?
y Dios… ¡se sentó y lloró!

 
– ¿Qué le dijo un árbol al otro?
– Nos dejaron plantadas.

 

 

– ¿Qué le dijo un globo a otro?
– Vámonos de reventón.

 

Caperucita Roja se casó con el príncipe azul, y tuvieron un hijo violeta.

 

¿Cuál es el colmo de un carpintero? Llamarse Armando Mesa

 

¿Qué le dijo un cable a otro cable? Somos los intocables

 

 

¿Cuál es la planta que camina? La planta de los pies.

 

¿Qué le dijo la luna al sol?
Eres tan grande y todavía no te dejan salir de noche…

 

¿Qué es una Mariposa? Una mosca tuneada

 

– ¿Qué le dijo una pulga a otra pulga? ¿Vamos a pie o esperamos al perro?

 
Qué le dijo un ganso a una gansa: Ven-ganza.

in Humor | Leave a comment